¡¡¡No pudo ser!!!

Quini Carrera | 15 de septiembre de 2009

Desde julio hemos estado intentando instalar en nuestros equipos una nueva versión del sistema operativo: El Guadalinez EDU. Pero no. No pudo ser.

Os cuento mis quehaceres con el Guadalinex durante este verano.

Nuestro centro es uno de los llamados Centros TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) desde el año 2004. El 2003 se concedieron a 50 centros de toda Andalucía. Ese mismo año elaboramos nuestro proyecto y lo presentamos, siendo aprobados junto a otros 99 de Andalucía. Fruto de lo cual disponemos de 17 aulas equipadas de 15 ordenadores de alumnos y alumnas y uno para el profesor o profesora, además de otros recursos TIC de uso común (cámara fotográfica, cañón, impresoras, etc.). Cosa que nos ponía por delante de otros muchos otros.

Pasan los años y la tecnología sigue avanzando de manera que lo que antes era puntero hoy se vuelve obsoleto si no hay renovación.

El sistema operativo que tenemos es Guadalinex. Este es un software (¡que poco me gusta usar palabras foráneas!) libre y gratuito que tiene muchas ventajas sobre el comercial y conocido Windows. Pero ambos tienen que ir mejorando para soportar nuevos programas y utilidades que van saliendo a la luz (¿recuerdan el ya anticuado Windows 98, el posterior windows XP, el actual Vista?. Yá está anunciada una nueva versión: el windows 7).

Esta mejora requiere que el ordenador donde se instale tenga mayor capacidad tanto para almacenar los datos, archivos, etc. como en la de memoria, o lo que es lo mismo, capacidad para manejar al mismo tiempo mayor cantidad de órdenes. Por lo tanto, lo que aquí vengo a explicar, no se debe al sistema operativo utilizado, sino a lo anticuado que se han quedado los equipos que disponemos.

Veníamos trabajando con la versión Guadalinex V3, lo que a la mayoría de los lectores y lectoras no le significará nada en absoluto. Esta versión ya no puede hacer funcionar algunos recursos de uso habitual entre la gente aficionada a las TIC. Era necesario un cambio.

Posteriormente salió la V4, pero está pensada para equipos nuevos. No la podemos instalar en los nuestros. Pero ¡sorpresa! en junio sale a la luz la nueva versión Edu que sí puede funcionar en la equipación que disponemos. Inmediatamente la solicito y una vez terminada las clases nos la conceden. Rápidamente, tras haber despedido a la mayoría de compañeros y compañeras, mientras el equipo directivo y el personal de administración y conserjería están enfrascados en la tarea de la matriculación para el curso 2009-2010 y posterior distribución del alumnado entre los diferentes grupos, yo me pongo a instalar el nuevo sistema operativo en los cerca de 300 ordenadores.

El trabajo era árduo (hacía un calor excesivo) y laborioso, ya que no se podía poner a cargar el sistema operativo a todos los equipos simultáneamente. Había que hacerlo en las clases de una en una. ¿Y tardan un buen rato!

El primer problema que se presenta es que los equipos duales (que tienen los dos sistemas operativos, Guadalinex y Windows), que tienen tanto el equipo directivo como la administración, no pueden actualizarse con el nuevo G-edu. Me pongo en contacto con el centro de gestión que se encarga de resolver todos estos problemas y, tras varias consultas y pruebas, me dan la mala noticia: Los equipos que no tengan más de 40 Gb de disco duro no pueden almacenar esta versión. (Ver la noticia escrita por Loly en su Diario).

Así lo dejamos, cuando ya acababa el mes de julio, con todos los equipos de las aulas con la nueva G-edu y a la espera de que resuelvan el tema de los equipos duales.

Llega septiembre y me pongo a utilizar los equipos no duales, los que tenemos en las aulas y en los departamentos. Todo ello con la mosca detrás de la oreja (metafórica y realmente hablando, ya que las moscas nos han vuelto a visitar como cada año). Y... pasó lo que me temía: Al conectar los equipos tardan mucho en arrancar y una vez en marcha, si abro dos documentos "normalitos", de los que requieren pocos recursos, por ejemplo dos escritos, tardan una eternidad (una vez pasados 2 minutos, ya no aguanto más y tengo que apagar el ordenador con un "botonazo").

Conclusiones:

1.- Marcha atrás. O sea, volver a instalar de nuevo la V3. Todo ello antes de que empiecen las clases. Stress (otro palabro) antes de empezar. ¡Ya está conseguido!

2.- El no disponer de la G-edu no significa renunciar a utilizar esta tecnología para la educación. No podemos utilizar todos los recursos, pero aún hay muchos dispuestos para que nos ayuden en nuestros fines educativos.

3.- Hay que insistir más y con más fuerza en aquellos estamentos que mueven los hilos de la educación y los dineros. Deben ser conscientes que este mundo es cambiante y muy rápidamente y que si no nos adecuamos a las necesidades, nos encontraremos con aulas llenas de pantallas que nunca se encenderán.

Este artículo tiene las palabras claves: 2009/2010 | Noticia
COMENTARIOS
moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

inicio | contactar | privado

Noticias destacadas

Blogs

sobre esta web

SPIP

Este sitio web forma parte del proyecto , desarrollado con SPIP y bajo la asesoría técnica de Hapaxmedia.net.

¡Prueba Firefox!

Esta web sabe mejor en el navegador Mozilla Firefox

suscripción

RSS

Puedes sindicar este sitio pinchando con el botón derecho sobre la imagen y copiando la ruta del enlace en tu lector de feeds. También puedes saber más de este tema.

licencia

Creative Commons License

Este sitio web se publica bajo una licencia de Creative Commons, bajo la que el usuario es libre de copiar, distribuir y comunicar públicamente la web, hacer obras derivadas y un uso comercial de ella, bajo la condición de respetar la autoría.

estadísticas

2019526 visitas desde noviembre de 2004.
2404 artículos publicados.
48 autores.
11969 comentarios.

IES Prof. Juan Bautista | Alfonso Lasso de la Vega s/n | 41520 - El Viso del Alcor (Sevilla)

Tfn.- 95 564 99 00 | Fax.- 95 564 99 06


Correo electrónico