Dos títulos, muchos cuentos

Enigma matemático 21 : La pirámide numérica
13 abril, 2020
Suspensión plazo para pruebas de acceso a ciclos formativos
13 abril, 2020

El cuento es el género literario que más nos acerca a la literatura cuando somos pequeños, pero los cuentos no acaban en la niñez, sino que pueden estar presentes a lo largo de toda nuestra vida como fuente de entretenimiento y de conocimiento. Redactar un cuento es un trabajo aparentemente simple, pero, como toda obra de arte,  necesita esfuerzo, maestría, creatividad y un lector que lo disfrute. 

Espero que os guste esta selección de cuentos de alumnos de 1ºC y 1ºD, todos elaborados a partir de estos dos títulos: El lobo que cree que la luna es queso y El camaleón que finalmente no sabía de qué color ponerse.


EL LOBO QUE CREE QUE LA LUNA ES QUESO

Permitid que me presente. Me llamo Aulf y soy un lobo, un lobo del siglo XXI que vive en una cueva que está en lo más alto de una montaña. Vivo solo, por eso me llevo todo el día pensando y pensando y pensando hasta que descubro algo nuevo, ya que no tengo nada que hacer más que pensar. En todos los años que llevo pensando y descubriendo cosas, nunca ninguna de mis ocurrencias ha podido triunfar. O bien porque fueran tonterías o porque alguien lo descubrió antes que yo. Pero el otro día se me ocurrió algo alucinante e impactante que nunca nadie lo había pensado. Lo que se me ocurrió fue que la Luna… está hecha… de… ¡queso! ¿Parece una tontería verdad? ¡Pues no, no lo es! Es redonda, como un queso, tiene agujeros y a veces tiene un color amarillento, ¡como un queso!

Al pensar en esto, también me he dado cuenta de que los países más desarrollados están enviando a muchos astronautas a la Luna, con el objetivo de apoderarse de la mayor cantidad de queso posible. Y si esto sigue ocurriendo, inevitablemente la Luna desaparecerá, ¡y eso sería terrible!

Por lo que a partir de ahoravoy a hacer una campaña para que los astronautas solo puedan ver la Luna desdesu órbita, así no robaran más el queso de la Luna. Si estás de acuerdo, pásate por mi cuenta de Instagram y Facebook y dame un like. 

Martina Calabuig Franco  1ºD

 


EL LOBO QUE CREE QUE LA LUNA ES QUESO

Un joven lobo que vivía en un negro y profundo bosque se preguntaba a sí mismo en una oscura noche de luna llena: “¿Qué será esa cosa amarilla que aparece y desaparece mientras pasan las horas?”

Nadie resolvía su gran duda. Todos los lobos de su manada pensaban que eran un simple lobito chiflado, pero a él no le importaba la opinión de aquellos ignorantes;  pensaba que ellos vivían la vida sin un poco de cordura.

Un día, ya cansado de las burlas de los lobos de su manada, decidió preguntarle a su hermano mayor, al cual nunca le había preguntado. Él le respondió muy guasón:

-Eso de allí arriba se llama queso. Todo el mundo dice que nunca nadie lo ha probado y por eso los lobos le aullamos como ritual para que baje y así podamos probar su sabroso sabor; pero el queso nunca baja y por eso le aullamos para que algún día lo haga.

El lobo se quedó asombrado por esa explicación y se dijo a sí mismo: “¡Lo sabia¡, esa cosa tenía que ser algo importante.”

 Acto seguido, fue corriendo parta observar detenidamente el queso y le comenzó aullar como un loco salvaje. Todos los lobos de la manada salieron de sus cuevas alarmados y sorprendidos y le preguntaron qué hacía a esas horas de la madrugada aullando a la luna. Él, ignorando las quejas del grupo, respondió:

–      ¡¡¿Cómo que Luna?!! ¿No era un queso?

Los otros lobos, viendo que no entraba en razón,  decidieron expulsarlo de la manda por ignorante, loco e iluso. Ahora, el joven lobo sigue vagando por el bosque, y todas las noches de luna llena aúlla hasta despertar a todas las fieras y continúa pensando que la luna es un queso.

Sara Roldán Roldán, 1º D

 


                        

EL CAMALEÓN QUE FINALMENTE NO SABÍA DE QUE COLOR PONERSE

En agosto del 2010, mi familia y yo fuimos de vacaciones a la playa de Zahara, un pueblo de Cádiz. Mi hermano y yo aún éramos unos pequeñajos y nos encantaba ir a la playa con mis padres, que siempre buscaban el mejor sitio para disfrutar los cuatro.

Mis padres alquilaron un chalet, aunque para llegar hasta la playa teníamos que recorrer andando aproximadamente un kilómetro. Durante el camino atravesábamos un camino de tierra y varios chalets, pero un trozo del camino era como un poco salvaje, pues había muchos árboles y una zona bastante amplia sin edificar. Por este lugar deambulaban animales salvajes, y cuál no sería nuestra sorpresa que, un día caminando hacia la playa, mi padre se encontró un camaleón, su animal preferido. Lo cogió, teniendo en cuenta que es un animal de especie protegida y que si nos veían con él nos multaban. 

Mi hermano y yo nunca habíamos visto un camaleón tan de cerca y a mí me encantó; no podía creer que pudiera cambiar de color dependiendo del sitio en el que se encontrara. Aquel mismo día lo utilizamos como si fuera un juguete y llegó un momento en el que el animal no se cambiaba de color porque lo cambiábamos muy rápidamente de un lugar a otro. 

Al día siguiente, cuando íbamos para la playa y en el mismo lugar en el que nos lo encontramos, decidimos soltarlo para que estuviese en libertad, en su hábitat y lejos de unas manos que no lo supieran cuidar como él se merecía.

Los días siguientes seguimos transitando por aquellos parajes, pero ya no volvimos a ver más camaleones.

David Ruiz Castro, 1º C

 


EL CAMALEÓN QUE FINALMENTE NO SABÍA DE QUÉ COLOR PONERSE

Érase una vez un camaleón creído y un león muy inteligente. El camaleón era un reptil presumido, se dedicaba a fastidiar a esos grandes felinos que cazaban a todos los herbívoros de la zona. 

Un día, uno de esos leones, al cual llamaban el rey de los felinos, debido a su gran fuerza, se dirigió hacia el abrevadero donde se encontraba el camaleón camuflado. Allí, en el castaño tronco de acacia en el que estaba posado, el pequeño reptil gritó entre risas:

–    —   ¡Hey tú!, ¿a qué no me atrapas?

–     — ¡Cómo que no! –Furioso, rugió el león 

El león buscó sin descanso, pero no encontró ni rastro del camaleón, y muy desesperado dijo suspirando:

–     — Me rindo.

El camaleón lo dejó en ridículo ante toda su manada y se pasó todo el día riendo. Durante tres días, cada vez que un león se acercaba a beber agua, el camaleón volvía a realizar su broma. El rey decidió actuar y eliminar a ese bicho de sangre fría que tanto le molestaba. Pensó durante dos noches cómo deshacerse de aquel estorbo y a la tercera llegó a la conclusión de que el camaleón se camuflaba solo ante los colores que conocía, “¿Y si al estar en un entorno de colores desconocidos y distintos para él no pudiera camuflarse?” 

El felino decidió coger las flores más lejanas de toda la sabana, unas flores con unos tonos de colores muy intensos como el rojo, el violeta y el azul oscuro; eran unas flores tan distanciadas del abrevadero que era imposible que ese pequeño reptil las pudiera haber visto en su vida.

Toda la manada se dirigió al abrevadero antes de que se acercara el camaleón a esa zona, colocaron todas las flores en todo su alrededor, por las lianas, árboles, suelo e incluso en el agua, estaba todo cubierto, ya solo faltaba la presa. Todos esperaron al reptil agazapados entre los arbustos sigilosamente. Pasadas unas horas, el animal llegó a aquel lugar, pero asombrado ante tal colorido no sabía cómo camuflarse. Los leones aprovecharon el momento para abalanzarse sobre el camaleón, y así el león contento le dijo:

–     — ¡Esto te pasa por pasarte de listo!

A partir de ese día, los leones estuvieron más tranquilos que nunca.

Salvador Bonilla Jiménez, 1º C

 


 

EL CAMALEÓN QUE FINALMENTE NO SABÍA DE QUÉ COLOR PONERSE

Había una vez un camaleón llamado Gapur que habitaba en la selva del Congo, una selva inmensa donde era el rey de todos los camaleones. Los camaleones cambian de color ante diferentes situaciones y por diversas razones, como para camuflarse, según su estado de ánimo, humor…, pero Gapur, simplemente por ser el rey, tenía la capacidad de cambiarse de color cuando quería y a la variedad de colores que quisiera. Los demás camaleones utilizaban esta habilidad como método de supervivencia; en cambio, el rey lo utilizaba para destacar de los demás, siempre creyéndose superior al resto.

Una tarde de primavera estaban todos juntos aprovechando el día tan bueno que hacía, cuando, de repente, una serpiente saltó para cazarlos; todos se camuflaron, pero él se puso de colores y en ese momento la serpiente se abalanzó hacia él porque era el que más llamaba la atención. El resto del grupo, sin embargo, empezaron a hablar y a gritar para distraerla y  así el rey se pudo escapar. 

Finalmente, todos los camaleones fueron felices, aunque tuviesen muy pocos colores a los que cambiar; pero Gapur se sentía infeliz  ya que, de tantos colores que tenía, nunca se decidía por cuál ponerse y vivía triste por lo que pensasen de él los demás. 

Gema Fernández Jiménez, 1º D


 

EL CAMALEÓN QUE FINALMENTE NO SABÍA QUÉ COLOR PONERSE

Érase una vez, un niño que quería que le regalasen su animal favorito por su cumpleaños, un camaleón. Le gustaba ese animal porque era muy curioso su cambio de color. Llegó el día de su cumpleaños y sus padres le regalaron lo que tanto quería.   Al llegar a su casa, colocó el camaleón en la terraza junto a los demás animales que tenía: un canario, un gato y una tortuga. Al camaleón le pusieron de nombre Kawi. 

Más tarde, Kawi estaba un poco asustado al tener tantos colores en su entorno: amarillo, gris, marrón, verde, rojo …. Kawi era muy inquieto y se movía mucho;  al moverse tanto, notaba que su cuerpo cambiaba de color. Después, los colores le empezaron a provocar sensaciones: el amarillo lo ponía triste, el rojo lo ponía enfadado, el gris lo ponía hambriento, el marrón lo ponía juguetón, el verde le daba tranquilidad y el rojo lo ponía alegre. Una mañana, cuando el niño fue a la terraza a ponerle de comer, no lo encontraba; buscándolo lo encontró encima de la tortuga, porque quería jugar con ella. Al ponerle la comida, el camaleón cambió de color y se puso triste, entonces Kawi le hizo una pregunta al niño, ¿cómo podría quedarse de un sólo color, al igual que todos sus amigos de la terraza?  Finalmente, el niño decidió llevarlo a un laboratorio, para que le hicieran un estudio, y poder dejar a Kawi de su color favorito, que era el marrón. En el laboratorio le pusieron un caparazón marrón bajo el que escondía todos sus colores. Y ya por siempre estuvo feliz durante toda su vida

Alejandro Roldán Guerrero, 1º D

Programa ComunicA
Programa ComunicA
El programa tiene como objetivo primordial ofrecer estrategias y recursos metodológicos que puedan complementar el currículum escolar con medidas de apoyo para la mejora de la lectura, la escritura y la lengua oral.

Comments are closed.