Enigma matemático 08 : En la taquilla
7 enero, 2020
Lope es nuestra inspiración
9 enero, 2020

¿Cómo se siente un adolescente del siglo XIX que tiene que trabajar como obrero en una fábrica?, ¿cuáles son sus inquietudes?, ¿cuáles son sus anhelos? 

Los alumnos de 4ªESO han escrito relatos imaginarios en clase de Historia con el profe Marco Antonio Campillo. Un derroche sensibilidad y buen gusto…

¡Disfruten leyendo!

Mi vida, no es vida

La vida no es como en los cuentos que contaba mamá.
Estaba estaba claro que no habría princesas ni dragones, pero aquí tampoco hay
prados verdes o al menos eso creo.
El cielo dejó de ser azul hace mucho, ahora solo es una gran mancha gris.
Mamá decía que solo era una nube pero ahora dudo mucho que las nubes nazcan de
las chimeneas. Las chimeneas de esos asquerosos edificios.
Los edificios donde pasamos nuestra condena. Los odio. Los odio con todo mi ser.
Mis padres no escuchan, siempre con el mismo argumento: «debemos trabajar,
necesitamos comer para vivir».
¿Vivir? ¿Enserio? Esto no es vivir.
Me levanto todos los días en esta asquerosa casa, salgo y no puedo saludar al sol
porque él todavía no está en el cielo.
Las calles son oscuras, todo huele mal y da miedo.
Te roban; la policía no está para protegernos a nosotros, sino para protegerles de
nosotros.
A ellos, a los dueños de las fábricas.
Vivir no es esto papá, vivir no es pasar 12 horas encerrados en esas cuatro paredes.
Arriesgar nuestra vida mientras vemos como otros la pierden.
Estoy harta papá. No puedo más. Harta de trabajar para ellos.
Papá, no comemos para vivir, porque aunque no lo creáis, trabajar todo el día no es
una vida.

Programa ComunicA
Programa ComunicA
El programa tiene como objetivo primordial ofrecer estrategias y recursos metodológicos que puedan complementar el currículum escolar con medidas de apoyo para la mejora de la lectura, la escritura y la lengua oral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *