Flash Fiction
20 mayo, 2016
El barco fantasma
19 julio, 2016

Abrimos una serie nueva de ejercicios enigmáticos.

En su mayoría son ejercicios de Matemáticas curiosos, que no se resuelven con una simple operación, sino que hay que pensar en otras situaciones que, aunque siendo posibles, no son las habituales.

Estos enigmas están sacados de la página web elquinzet.com elaborada por un Lluis Segarra, un profesor de Matemáticas con el que algunos miembros del departamento de nuestro Instituto hemos hecho un curso de formación. Le agradecemos su disponibilidad y la generosidad que muestra al dejar utilizar sus recursos educativos libremente.

Al profesorado interesado en este tipo de herramientas le recomendamos que visite la web mencionada antes y compruebe la utilidad de sus materiales, que se le pueden pedir para su utilización en las clases ordinarias.

Trataremos de publicar los enigmas periódicamente. Pero a partir del siguiente, siempre irán en la sección de Blogs, en Matemáticas. Dicha sección se encuentra en el margen lateral derecho de esta misma página. Cada vez que publiquemos un enigma nuevo, también daremos la solución del anterior.

Te animamos a que nos sigas y que hagas comentarios a cada enigma. Los comentarios pueden ser de cualquier cosa relacionada con el enigma, pero siempre cuidando las formas y la ortografía. Como los comentarios son «moderados a priori», lo que quiere decir que no se muestran cuando lo escribas, sino que antes tienen que ser leidos por una de las personas que moderamos esta página web, los comentarios con las soluciones sólo se publicarán después de aparecer la solución para no dar pistas a las personas que lo estén intentando resolver en esos momentos.

¡Ah!. Tampoco se publicará ningún comentario que no llegue con la identidad de la persona que lo escribe. No valen los comentarios anónimos.

Anímate a tratar de resolverlos. Seguro que puedes chulear con tus amistades cuando les propongas resolverlos una vez que sepas la solución.

El primer enigma que mostramos es el que habíamos publicado en los mensajes de bienvenida internos que tenemos en el Instituto. Es el siguiente:

Torcuato y Simplicio

Dos padres, don Torcuato y don Simplicio, el dia 30 dieron a sus hijos la paga mensual. Don Torcuato dio a su hijo 1500 euros y don Simplicio al suyo 1000 euros. Resultó, sin embargo que ambos hijos juntos aumentaron su capital solamente en 1500 euros.

¿Cómo puedes explicar este suceso tan sorprendente?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *